Vermeer Ver más grande

Vermeer

90060

Nuevo producto

Vermeer supera a los demás pintores de ese género por su magnífico oficio, por la feliz conjugación que logra de lo concreto con lo abstracto , por la hondura de su sentir pictórico. Inventa como si fuera un iluminador, y para intensificar la expresión distribuye sutilmente la luz. Valiéndose de medios puramente pictóricos, consigue crear un universo poético.

Llamado Jan Vermeer, Vermeer de Delft o Johannes van der Meer, pintor neerlandés. Se conocen pocos detalles de su vida, probablemente fue discípulo de Carel Fabritius, y es indudable que conoció la obra de los caravaggistas. En 1653 obtuvo el grado de maestro del gremio de pintores de su ciudad natal, del que fue decano en 1670. En abril de 1653 se casó con Catharina Bolnes y tuveron once hijos.

Todo indica que llevó una vida más bien oscura, y consta que simultaneó la práctica de la pintura con el comercio de obras de arte en pequeña escala.Vermeer cayó muy pronto en el olvido, del que no habría de salir hasta mediados del siglo XIX; pero a partir de ese momento ha suscitado un creciente y apasionado interés. Ha dejado solo dos lienzos fechados: La alcahueta (1656) y El geógrafo (1668), que no son precisamente sus mejores obras. Esta ausencia de fechas dificulta la confección de un catálogo cronológico, dificultad aumentada por el hecho de que en ciertos cuadros figuran fechas y firmas apócrifas y por la incertidumbre existente acerca de sus obras de juventud, que versaban temas religiosos. A esto se debe que la evolución del pintor, y también la interpretación de sus ideas pictóricas, varíen según los historiadores. Sin embargo, todos están coinciden en que Vermeer es uno de los grandes genios de la pintura.

Se dedicó con preferencia a temas de género burgués, cargados de símbolos y de intenciones morales, tal como lo hicieron sus coetáneos Metsu, Terborch y Pieter de Hooghe. Esta preocupación por reproducir las costumbres y el ambiente de los Países Bajos se refleja en sus dos únicos paisajes conocidos, La callejuela y La vista de Delft.

Elige colores originales que armonizan perfectamente y que se ponen de manifiesto gracias a los blancos: el azul zafiro, el amarillo limón, el bermellón, el ocre rojo. Los dispone unas veces como si se tratara de una pasta untuosa, de consistencia semejante a la de la porcelana, mientras que otras veces son pequeños toques granulosos que absorben la luz, y otras, aún veladuras translúcidas.

Veermer gusta de un arte desnudo. Sus interiores se reducen a una pared –adornada con un cuadro de significado simbólico o con un mapa-, a una mesa, a una ventana, situada siempre a la izquierda y por la que penetra la luz. La profundidad queda sugerida por el artificio de la disposición de los objetos, y la composición obedece a trazas geométricas puras. La vida sólo está evocada por la presencia de una persona, con mucha frecuencia una mujer joven, o de una pareja, y grandes vacíos que rodean de silencio esas figuras.

Incluye un CD con una selección de música de la época, con lo que usted adquiere la historia, la crítica de arte del artista y la música de moda del momento que vivió Vermeer.

Más detalles

Al comprar este producto puede obtener hasta 15 puntos de fidelidad. Su carrito totalizará 15 puntos de fidelidad que se puede(n) transformar en un vale de descuento de 0.75EUR.


15.60EUR impuestos inc.

Más

Ficha del libro

Título: Vermeer

Autores: Varios

Edita: Treviana

Año de edición: 2008

Número de páginas: 64

Tamaño real del libro: 25,5 x 35 cm

Impresión de interiores: Láminas de altísima calidad a color y barnizadas

Estado: impecable. Le faltan las sobrecubiertas, en tapa dura forrada en seda negra, con guardas. Una verdadera joya del arte. Incluye un CD con una selección de música de la época, con lo que usted adquiere la historia, la crítica de arte del artista y la música de moda del momento que vivió Manet

30 productos más en la misma categoría: